Category Archives: Blog

Sexo con la jefa: pasos previos

Si te llega la oportunidad de tener una relación esporádica con tu jefa y no quieres dejarla pasar, estos son elementos para un plan de acción ante este escenario:

jefa

1. ANTES DE HABLAR, OBSERVA
Debes tener en cuenta que, aunque entablar una romance en la oficina no está prohibido por ley, no pases por alto cómo reaccionaría la empresa ante ese vínculo. En muchos casos forma parte del código interno de ética que sus empleados no se involucren y, posiblemente, si es con tu jefa, seas tú el más perjudicado.

2. AMOR EN SECRETO

Estar con alguien de mayor rango tiene su encanto, pero la emoción que genera debe contenerse y evitar que se convierta en un asunto del dominio público. Las relaciones sentimentales con niveles superiores exaltan los celos profesionales. Hay que evitar estar en el escrutinio público lo más que se pueda. Las relaciones esporádicas con la jefa son de lo más emocionantes, pero hay que mantenerlo en secreto.

3. ¿CAMBIAMOS DE DEPARTAMENTO?

La situación se vuelve más peligroso si tu jefa trabaja directamente contigo ya que, al ser del mismo departamento, la situación puede volverse incómoda. Por eso, un consejo: si la relación avanza, lo mejor sería que una de las partes busque trasladarse a otro departamento. Un error común de las relaciones en la oficina es que las parejas buscan apoyarse por la cercanía, olvidando que otros colegas y jefes observan.

4. SI LO SABE EL MUNDO…

Cuando la relación esporádica con tu jefa ha avanzado, y si ya es un secreto a voces en la oficina, es el momento de hacerlo oficial, pero hay que saber con quién. La recomendación es hablarlo con el director del área, o quien lidere el proyecto. El área de recursos humanos es otra alternativa, aunque no siempre es garantía de que este área tenga una política o apoyo al respecto.

5. ES LA JEFA, ¡PERO CUIDADO!
Al inicio los romances son idílicos, pero no se sabe cómo pueden concluir esas relaciones esporádicas con el paso del tiempo. “Puede haber temas legales de por medio porque el subordinado acuse la jefa de ciertos comportamientos”. Es decir, que si deseas terminar la relación esporádica con tu jefa puedes salirte con la tuya de esta manera.

6. JUNTOS PERO NO REVUELTOS

Es importante cuidar los comentarios realizados en redes sociales, evitar caer en la dinámica de tener actividades en conjunto, como comer o salir de la oficina al mismo tiempo y, sobre todo, mantener una agenda de trabajo individual.
Separar lo profesional del aspecto sentimental es un consejo obvio que no siempre siguen las parejas, pero que debes tomar en consideración cuando tienes una relación esporádica con tu jefa. Eso ayuda a mantener de forma neutral la relación hasta que una de las partes decida salir del proyecto o estar en otro área.

Ya lo sabes, si deseas aventurarte a empezar o mantener una relación esporádica con tu jefa sigue estos consejos y no mezcles sentimientos con sexo…

Leave a Comment

Filed under Blog

¿Dónde aprender a bailar?

Recuerdas que aprendiste de pequeña pero que por una lesión dejaste  el baile clásico. Hace mucho tienes deseos de bailar, de retomar tales clases, pero dado que tienes otras prioridades entre que te decides puede pasar un año más.

Pero hoy te levantaste pensando en la posibilidad de recuperar esos pasos de antes, así que te has propuesto hacerlo por tu cuenta. Veremos qué tal. Busca una zona libre de casa, necesitarás acondicionar el espacio, puede ser una habitación vacía o donde sea, pero que haya espacio.

Antes de empezar en clase, mejor empezar en casa.

Si te lo has propuesto en serio compra una barra, y pídele a tu vecino o a un familiar que te ayude a hacer los agujeros y fijarla a pared, necesitarás un espejo cerca para poder verte de cuerpo entero. Y es que necesitarás mirar mientras realizas el baile clásico para de esa forma verificar que esté bien tu postura. Algo que es fundamental.

Deberás también ponerte ropa cómoda: mallas, medias, zapatillas de punta… ya lo sabes para que puedas hacer tus movimientos con soltura y libertad:   Recuerda cuales son las posiciones básicas, si no olvidaste las clases te vendrán a la cabeza los conceptos básicos de ballet, recuerda las poses, los estiramientos diversos y las posiciones del cuerpo, el trabajo que harás con la barra.

Ten en cuenta de que si retomas tus clases de ballet deberás practicarlas con cierta frecuencia para que mantengas un ritmo y en caso de ser así, si vuelves a clases, te será tal vez más fácil retomar en una escuela de baile, dado que has practicado por tu cuenta algo que desde luego quien conoce esto lo valorará

Mientras tanto en casa deberás practicar con constancia como si todos los días fueras una hora a una clase de ballet. A tu trabajo en la barra súmale ejercicios de estiramientos, luego podrás hacer trabajos en el piso. Deberás planear tú misma tus secciones para tener un orden y sentir, en todo caso, que estás aprendiendo algo nuevo aun cuando estés en casa. Por tanto te vendría bien un cuaderno donde anotar lo que vas haciendo cada día y el tiempo que le dedicas.

Pero ir a clases no es mala idea

Ahora bien si crees que te aburres y consideras que de otra forma tal vez aprenderías, asiste a una clase de baile clásico, puedes hacerlo sin compromiso, puedes ver los movimientos que realizan algunas alumnas o también te puede venir bien utilizar un vídeo instructivo, la práctica podrá ayudarte a trabajar en casa. Lo podrás hacer de una forma tranquila, y a tu ritmo. Eso sí procura hacer bien los ejercicios y ten en cuenta que deberás tener ciertos cuidado, pero un consejo, cuando consideres que estás lista deberías buscar a la maestra que te instruyó por primera vez, si ella ya no da  clases no importa pero te puede recomendar con alguien, después de todo quieres hacerlo con un profesional y que te aporte un grano de arena en tu enseñanza. Pero de momento vas bien y es bueno que te hayas propuesto empezar a bailar

Leave a Comment

Filed under Blog

La acción del baile: cómo socializar bailando

Las formas de socializar de las personas actualmente han cambiado. Internet ha hecho algunas contribuciones positivas a ello y otras que quizá sean negativas, el caso es que hemos cambiado nuestras formas de socializar, los grupos de amigos no suelen ser siempre los  mismos y si son los mismos deben ser en contados casos, la gente se dispersa y a medida que uno crece todavía más, los intereses personales están por encima de los intereses colectivos, y ya casi nos hemos acostumbrado a ello porque nadie lo cuestiona, uno simplemente vive y se relaciona como puede.

Esa es la palabra se relaciona como puede. En la medida de sus posibilidades porque opciones no son mayoría pese a que vivimos en un mundo sobrepoblado, da la sensación de que la gente no habla con la gente. Las personas buscamos a veces tener amigos pero luego somos poco comunicativos con el vecino que vive al lado y es que las formas de acceder a la intimidad de las personas son distintas ahora.

Las formas de socializar con el baile

Las clases de baile son un espacio que parece aportar aspectos positivos a ese fin. La gente asiste a grupos de baile con el deseo de aprender  a moverse pero muchas veces el deseo real no es más que el afán por conocer gente, por interactuar con otras personas, con las que, a diferencia de nuestro vecino o de aquellos conocidos que van por la calle, nos une algo tan especial o significativo como puede ser el interés por aprender a bailar.

Cierto es que encontrar afinidad entre las personas cuesta y a veces los salones donde la gente aprende a bailar también son espacios donde la gente aprender a comportarse como personas. Se hablan de distintos temas y hay gente diversa desde amas de casa hasta jubilados, chavalas jóvenes y hombres casados con un trabajo estresante y que solo buscan desconectar, asiste también gente soltera, sin compromisos y que buscan fomentar el deseo de ir a bailar. Quienes asisten a las clases de baile saben que la posibilidad de socializar ahí son mucho mayores que en cualquier otra parte. Eso les permite tener una ventaja. Las relaciones se van dando de manera espontánea y de pronto resulta que al cabo de un tiempo ya tenemos otro tipo de contacto con determinadas personas, ya sabemos los nombres y parte de la vida de los demás, algo que quizá antes nadie habría podido imaginar pues uno no iba a escuelas de baile, sino más bien ocurría que uno se llevaba la lección aprendida a la discoteca o al salón de baile, además que tampoco había un afán por querer aprender otros ritmos pertenecientes a otras culturas.

Los tiempos han cambiado

En la medida que las formas de socialización han ido cambiado  han ido surgiendo propuestas alternas a los amigos de toda la vida, a los amigos del barrio o al vecino que estaba ahí para apoyarnos de manera incondicional ante una circunstancia inesperada. Los espacios de baile además de otros nuevos espacios comprenden los nuevos escenarios de socialización. Son los tiempos que vivimos.

Leave a Comment

Filed under Blog